top of page

Basado en los estudios de Michael Linden (2004) y Coben et al. (2010), se identifican una serie de patrones del espectro autista siguiendo el mapeo cerebral y la lectura del electroencefalograma.


Endofenotipo 1: EEG paroxístico.

Tiene una incidencia de 35-40%, pero podría encontrarse en el 70% de los casos. Con este subtipo las anormalidades comúnmente aparecen en el lóbulo temporal izquierdo, donde “reside” el lenguaje y habla. Se pueden regular las anormalidades con Neurofeedback y mejorar el lenguaje.




Endofenotipo 2: ritmo “mu”

Se caracteriza por la presencia de ritmo “mu” en el electroencefalograma, que es un ritmo no patológico en regiones centrales. Esta actividad aparece cuando las neuronas espejo del lóbulo frontal no están activas y desaparece cuando se activan. En el 70% de los casos de espectro autista este ritmo permanece activo no permitiendo al sistema de neuronas espejo activarse. La porción centrotemporal del sistema de neuronas espejo provee de la codificación necesaria a la conducta frontocentral del córtex, alimentando al lóbulo temporal de los datos necesarios para comprender el lenguaje (izquierdo) y la comunicación no verbal (derecho). Éstas áreas están involucradas en los problemas de comunicación de las personas dentro del espectro autista.



Endofenotipo 3: HiBeta elevada

El subtipo de HiBeta elevada es el tercero de los patrones encontrados en el EEG de las personas con espectro autista. Se caracteriza por las ráfagas de beta, que pueden ser asociadas con hipersensibilidad sensorial cuando se da en áreas sensoriales, pero también puede estar relacionado con impulsividad y explosividad cuando se encuentran en el lóbulo frontal, especialmente en la derecha. Cuando se encuentra en el córtex cingulado anterior podemos relacionarlo con obsesiones, ansiedad, sobrefocalización, conductas compulsivas y otras alteraciones perseverativas.


Endofenotipo 4: Desregulación de la coherencia

Disregulación de la coherencia en el EEG es la característica electroencefalográfica del cuarto grupo de pacientes con espectro autista. Se han identificado patrones de hiperconectividad en regiones bilaterales frontotemporales y entre regiones del hemisferio izquierdo, mientras que se hallaron hipoconectividades en regiones orbitofrontales, de áreas frontales a posteriores, regiones posteriores derechas o izquierdas.


Endofenotipo 5: excesos de actividad Delta

Relacionado con hallazgos de excesos de actividad Delta, lo que representa enlentecimiento cortical y corresponde con hiperactividad, conductas impulsivas e inatención. A veces la actividad elevada de Delta se solapa con una actividad también elevada de Theta. Estos son hallazgos que también encontramos en personas con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención).


Endofenotipo 6: El sexto grupo se caracteriza por tener un EEG con bajo voltaje y estar dominado por la actividad de ondas lentas. Este patrón de bajo voltaje es comúnmente observado en encefalopatías difusas, normalmente de etiología tóxica o metabólica.

Aspectos a trabajar en el Espectro Autista:

  1. Socialización

  2. Lenguaje y Comunicación

  3. Conductas estereotipadas

  4. Flexibilidad Cognitiva

  5. Reducción de la impulsividad

  6. Disminución de la hiperactividad

  7. Atención selectiva

  8. Incremento de la capacidad de aprendizaje

  9. Ansiedad


En Neura Institute aplicamos Neurofeedback como terapia para trabajar en estas desviaciones de la actividad eléctrica cerebral.


Los pasos a seguir:

  1. Realizamos un mapa o cartografía cerebral (mapeo cerebral) con el que establecemos el diagnóstico y determinamos las áreas de interés en las que se van a colocar posteriormente los sensores que posibilitan el tratamiento.

  2. Los sensores o electrodos se colocan en las áreas determinadas y el neuropsicólogo programa el feedback (retroalimentación) que debe recibir el paciente y el porcentaje de tiempo concreto.

  3. De esta forma entrenamos poco a poco el cerebro para generar una actividad más normalizada ajustada a la edad de desarrollo del paciente mientras el paciente ve un video o escucha música de su agrado.

  4. Luego de un plan de tratamiento de varias sesiones el cerebro “aprende” a trabajar dentro de los límites a los que se ha entrenado de manera que el niño o adulto obtenga mejoras o la recuperación total de los padecimientos físicos, mentales, conductuales o cognitivos.

  5. Aplicado de un modo correcto y científico, el Neurofeedback no tiene efectos secundarios, siendo una terapia eficaz, sin riesgos, permanente y se puede utilizar en pacientes que toman medicamentos o no lo hacen.



Comments


Nada que reservar ahora. Vuelve a intentarlo pronto.
bottom of page